Francia bajo tensión por protestas tras la muerte de un joven por la policía

Una marcha en homenaje a un joven baleado por la policía en un suburbio de París terminó este jueves con choques con las fuerzas del orden en Francia, que se prepara a una tercera noche de disturbios con el despliegue de 40.000 agentes.

En Nanterre, donde el joven Nahel perdió la vida el martes, unas 6.200 personas participaron en la marcha que terminó con cargas policiales, el incendio de autos y de mobiliario urbano y el uso de gases lacrimógenos, constataron reporteros de AFP.

La tensión está en máximos. La víspera, los disturbios dejaron comisarías, ayuntamientos y escuelas incendiados, por lo que la primera ministra, Élisabeth Borne, llamó a «evitar una escalada», mientras la «justicia hace su trabajo».

Desde autos (66 sólo en el noreste de Estrasburgo), hasta ayuntamientos, como Garges-lès-Gonesse (al norte de París), pasando por escuelas y comisarías, las protestas por la muerte del joven de 17 años se plasmaron en incendios en varias ciudades.

El balance de la segunda noche de altercados fue de 180 detenidos y de 170 policías y gendarmes heridos, según las autoridades, que enfrentan una nueva serie de protestas violentas este año tras las vinculadas a una impopular reforma de pensiones.

El desencadenante fue la muerte el martes de Nahel por un disparo de la policía, cuando el joven de 17 años se negó a obedecer las órdenes de dos agentes durante un control de tránsito en Nanterre.

Un video publicado en redes sociales, que AFP verificó, muestra cómo un agente retiene a punta de pistola al conductor y le dispara a quemarropa cuando arranca. En la grabación se escucha a alguien exclamar: «¡Vas a recibir una bala en la cabeza!», aunque no queda claro quién lo dice.

La fuga del joven, fichado por la policía por hechos similares, terminó a unas decenas de metros, cuando el coche se estrelló contra un poste. La víctima falleció poco después tras haber sido alcanzado en el tórax.

La justicia decretó este jueves prisión preventiva por homicidio voluntario para el policía de 38 años sospechoso de haber disparado. La fiscalía consideró que el uso de su arma no estaba justificado legalmente.

El drama provocó una gran indignación, desde el presidente Emmanuel Macron al futbolista Kylian Mbappé, y para evitar nuevos altercados, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, anunció el despliegue este jueves por la noche de 40.000 policías y gendarmes, entre ellos 5.000 en París.

FUENTE: AFP

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados