HRW advierte que Panamá y Colombia no protegen ni ayudan a migrantes en el Tapón del Darién

Hoy, organización no gubernamental dedicada a la investigación, defensa y promoción de los derechos humanos, Human Rights Watch publicó un informe en el que advirtió que Panamá y Colombia no están protegiendo ni ayudando eficazmente a ciento de miles de migrantes y solicitantes de asilo que transitan por el Tapón del Darién.

Este informe, titulado “Abandonados en la selva: Protección y asistencia para migrantes y solicitantes de asilo en el Tapón del Darién”, detalla deficiencias en los esfuerzos para proteger y asistir a estas personas, en especial los de mayor riesgos como son los niños no acompañados, así como para investigar abusos en su contra.

La directora de la División de las Américas de Human Rights Watch, Juanita Goebertus, recalcó que “los migrantes y solicitantes de asilo que cruzan el Tapón del Darién tienen derecho a seguridad básica y al respeto de sus derechos a lo largo del camino”.

Añade que las autoridades de Colombia y Panamá pueden y deben hacer más para garantizar estos derechos, así como los de las comunidades locales que han sufrido años de abandono.

El informe revela que las autoridades en países no protegen eficazmente el derecho a la vida y a la integridad física de los migrantes, ni investigan las violaciones a sus derechos de manera efectiva. Además, los esfuerzos para garantizar el acceso a alimentación, agua y servicios básicos de salud son insuficientes, afectando tanto a la población migrante como a las comunidades locales marginadas.

Por otro lado, destacan que la suspensión del trabajo de Médicos Sin Fronteras (MSF) por parte del gobierno panameño el 4 de marzo agrava más la situación. Esta organización había desempeñado un papel crucial en la asistencia a migrantes y solicitantes de asilo en el Darién, incluyendo a cientos de víctimas de violencia sexual.

El informe afirma que los abusos contra migrantes y solicitantes de asilo, que incluyen violencia sexual, rara vez son investigados ni castigados. La falta de recursos, personal y coordinación entre las autoridades colombianas y panameñas contribuye a la impunidad.

Human Rights Watch hace un llamado urgente a Colombia y Panamá para nombrar un alto funcionario o asesor encargado de coordinar la respuesta al aumento de la migración en el Tapón del Darién. Además, solicita una mayor cooperación entre ambos gobiernos y con agencias de la ONU y organizaciones humanitarias.

En este contexto el organismo internacional asegura que la situación en el Tapón del Darién demanda una acción regional, por ende, los gobiernos latinoamericanos y de Estados Unidos deben revertir las políticas que impiden el acceso a refugio y ofrecer opciones seguras para evitar que las personas se vean obligadas a arriesgar sus vidas en la selva.

Migrantes.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados